9 de julio de 2014

Pelargonium rosa

     Tengo varias especies y variedades de geranio (Pelargonium), a pesar de que muchas veces el frío del invierno los mata. Los compro más por adorno para las ventanas que dan a la calle que por interés botánico... porque hay que reconocer que adornan mucho y dan un toque cañí a la calle. Este que veis en la imagen está ahora mismo en plena floración y me llamó mucho la atención al atardecer, en el patio, entre la hierba luisa y la menta, a los pies de un rosal trepador, la dignidad con que exhibía esa umbela rosada, que parecía brillar en la sombra con luz propia. 

Os presento a mi Haworthia attenuata var. radula

    Os presento a la especie precursora de mi colección de plantas suculentas. En abril de este año, Jess y yo nos fuimos a curiosear por los viveros de las afueras de Albacete y acabamos en Viveros Moreno, donde suelen tener un buen surtido de suculentas y otras vivaces de flor así como de aromáticas. Jess había visitado recientemente un jardín botánico donde observó diversas especies de Haworthia, un género de suculentas cercano a los aloes y kniphofias, y ya andaba buscando una Haworthia reinwardtii. En uno de los pequeños invernaderos del vivero, curioseando entre las suculentas, le echamos el ojo a una Haworthia, que para mí era una planta completamente desconocida, que resultó ser Haworthia attenuata var. radula, según veo en Internet. Se podría confundir con Haworthia fasciata, aunque ésta tiene el interior de las hojas sin ninguna marca. Sabíamos que no era la H. reinwardtii, pero bueno, se parecía (todavía no la hemos encontrado).
Haworthia attenuata var. radula





















Detalle de las marcas características de esta especie. Haworthia attenuata var. radula.






















    Esta especie proviene de Sudáfrica, como todas las demás haworthias. Se trata de un grupo fácil de cultivar, de ahí su éxito como planta para hogar. No necesitan cuidados especiales más allá de un buen riego de vez en cuando y un poco de abono líquido para cactáceas diluido en agua una vez al mes. No le gusta el frío, como es natural, y es mejor no regarla en invierno.
    Cuando le conté a Rosa, de Con los pies en el tiesto, que me había comprado una preciosa Haworthia, entre varios consejos, me comentó la facilidad con la que tienden a amacollarse, es decir, a echar hijuelos. La mía, que compré casi en plena floración en abril, ya tiene dos pequeños.
Mi Haworthia attenuata var. radula mostrando sus hijuelos.


























    Los pulgones pueden atacar los tallos florales aunque no llegan a causar grandes estragos. Lo que se debe evitar es un sustrato demasiado húmedo. Yo riego la mía una vez a la semana en verano o dos si ha hecho demasiado calor, si bien con poca agua. Prefiere la semisombra o el sol de la mañana, y es sensible al soletón extremo de mediodía veraniego. 

7 de julio de 2014

Presentación del blog

    Bienvenidos a la nueva versión de El Joven Jardinero. El año pasado creé un blog sobre mis plantas en el cual no llegué a publicar más de cuatro entradas, pero mi recién encontrado interés por las cactáceas y suculentas me ha animado a reconstruir el blog. Algunos me conoceréis ya por El Saúco, mi blog de naturaleza, o mi otro blog donde cuelgo las ilustraciones de naturaleza y wildlife art que hago. En este blog os hablaré de mis experiencias con las plantas que poseo, casi todas cultivadas en maceta, en un patio de Chinchilla (Albacete), a casi 900 msnm, donde los inviernos suelen ser fríos y húmedos y los veranos tórridos con algunas precipitaciones, vamos un patio mediterráneo continentalizado. 
    Espero que disfrutéis leyéndome tanto como yo lo hago escribiendo en el blog y subiendo fotografías de mis plantas. Saludos a todos.
Gymnocalycium baldianum. Una de mis recientes adquisiciones, que floreció ayer.
Gymnocalycium baldianum